Crónica de un viaje - Buenos Aires - Argentina


Pensando en el título del blog, me doy cuenta que es un título muy apropiado. Por un lado se trata de un blog que habla sobre los viajes de quien escribe, pero por otro lado es una crónica de hechos que van sucediendo, que se van suscitando en la vida del mismo autor. ¿Y qué es sino un viaje, sino la vida misma? Caminante no hay camino, se hace el camino al andar, dice el poeta.
En estos momentos de regreso en Buenos Aires, luego de varias idas y vueltas por muchos países y ciudades, me encuentro donde todo empezó. Mi idea era más que nada compartir un poco mis sensaciones desde que pisé de nuevo suelo argentino y volver a escribir un poco para mi tan olvidado blog, que tantas personas, bueno… dos o tres, que me dijeron que tenían ganas de seguir leyendo mis palabras. Esta entrada está dedicada a ellos, que sabrán quienes son.
Mi primera sensación no es difícil de imaginarse cuál fue. Vengo del invierno europeo, donde en diciembre ya empieza a nevar, donde las temperaturas no pasan de los cinco grados centígrados, vuelvo a Sudamérica, a Argentina, donde (incluso siendo un verano fresco) la media es de 25°. Es extraño el cambio de temperaturas, sobre todo si es tan abrupto. Entrar en Buenos Aires y tener que empezar a desvestirme fue una sensación extraña. El golpe del olor de Buenos Aires también. No sabría cómo explicarlo, pero cada ciudad tiene sus aromas. Y pese a lo que se piense, París no es la ciudad con el mejor aroma, ni de perfume, ni mucho menos. Buenos Aires huele a Buenos Aires, no queda más que decir.
Luego de caminar un poco por la ciudad, ojear negocios, visitar los supermercados (pues es casi una visita turística en estos momentos), pasear con los medios de transporte… mi visión general, diría el ex vicepresidente argentino Cleto Cobos, “no puede ser positiva”. Ver a Buenos Aires así, me hace reflexionar sobre los orígenes de la ciudad… un año y medio pudo haber sido un segundo para la metrópolis porteña, un suspiro. ¿Fue Buenos Aires alguna vez algo distinto a lo que fue? Tal como si fuera un grabador, mi partida fue el apretar el botón de pausa, para que a mi regreso, el play fuera presionado de nuevo. Si algo ha cambiado, no ha sido para positivo, sino todo lo contrario. Puedo resumir todo esto en cuatro palabras, acompañadas del aumentativo “más”: viejo, roto, sucio y triste.  Sin embargo, mi retorno a las raíces me ha hecho escuchar y ver las cosas en Argentina con mucha más atención. (Tal como lo hiciera Borges, que se fue de Buenos Aires en su adolescencia para volver 5 o 6 años después cambiando para siempre su mirada sobre la ciudad... yo por supuesto, solo comparo este hecho y humildemente no piso siquiera el suelo que pisa la eminencia en lo que a literatura se refiere, y quizás otras tantas cosas más también). Su música, sobre todo: música folclórica, tangos, y sus derivados. El Argentino, es mi conclusión final, es un ser triste, nostálgico. El volver me ha hecho sentir una mezcla de ambas sensaciones. Pero si uno escucha los tangos, de hace mas de 100 años… ve los mismos valores reflejados. Y si estudiase la historia del país… el bicentenario marcó 200 años de más de lo mismo, si se me permite hacer tal comentario. Nos diferenciamos mucho del resto de Latinoamérica. Pero sin embargo, veo que todo eso, es más real, más tangible que muchas otras cosas en tantos otros países. Ataque 77, el grupo de música, relataba en su canción "Western" la muerte del prestigioso médico Favaloro y decían “Superman, nunca viene por acá… esto es pura realidad”. (La letra completa la encuentran en el mismo sitio de la Fundación: click acá). Creo que tienen mucha razón.   
Los tangos hablan de las cosas que suceden en la vida real, no se tapan las tristezas, 
no se tapan los dolores, se los idealiza quizás, se los inmortaliza, pues son dolencias que no 
tienen límite ni de raza, ni de país ni de tiempo. Sufrir es casi tan natural como respirar. 
Por darles algunos ejemplos: el tango tres amigos habla sobre la pérdida de los amigos de la 
infancia “pero yo igual los recuerdo, mis dos amigos de ayer”; el tango adiós muchachos, que 
habla sobre la muerte próxima de quien canta y de cómo la vida le llevó a su madre y a su 
novia: “El dios jefe supremo no quien le resista, ya estoy acostumbrado su ley a respetar, pues
 mi vida deshizo con sus mandatos llevándome a mi madre y a mi novia también…”; el tango
 tomo y olvido, que habla sobre los engaños de una mujer a pareja y los celos, y finalmente
 Cambalache que todos conocemos como comienza… “que el mundo fue y será una porquería
 ya lo sé…”. 

A los argentinos que lean esto, les recomiendo escuchar esos tangos para entendernos un poco mejor y quizás verse de una manera diferente. Es verdad eso que dicen que los argentinos no escuchamos tangos, pero creo que vale la pena hacerlo. Y a los extranjeros, también les recomiendo que los escuchen para que luego sepan discernir entre quienes son argentinos de otras yerbas.
En Argentina, en Buenos Aires sobre todo, se ven esas cosas en la cara de la gente. Los sufrimientos, las dudas, los dolores. Es tangible, es real. Si algo se puede decir positivo pese a todo lo que vengo de decir, es que el argentino es un ser duro, difícil de batir, ya que en su contexto vive luchando y luchara así hasta el fin, porque si un suspiro es para Buenos Aires un año y medio, una vida será quizás un poco más que el tiempo que transcurre entre un amancere y un atardecer , y cambios bruscos no los veo en su porvenir.
Volver a ver a mis amigos de siempre, mi “barra querida que no me olvidó”, me hizo sentir muy bien. Siempre digo lo que mismo, que más allá de las ciudades, las personas son mucho más importantes, y como dijo Borges, que a diferencia del amor, la amistad no necesita continuidad, un año y medio después, la reunión con mis amigos fue como haberse reunido a comer después de una semana sin vernos simplemente. Después de largas charlas me dicen “afrancesado”, lo cuál me hace reír mucho, cosa que no creo verdad, pero bueno… algunos o algunas (diría la honorable Presidente) me molestan con los tiempos verbales que uso, atípicos al dialecto rioplatense. Me sentí muy contento realmente de volverlos a ver a todos.
Si dejé algún cabo sin atar en esto que acabo de escribir es porque lo escribí de un tirón y no pensé demasiado que relatarles sobre mi primera semana en el suelo argentino. Prometo retomar un poco más adelante sobre otros hechos más concretos y no ser tan abstracto en mis opiniones. Tomando unos mates acá, los saludo a todos, gracias por leer estas palabras, y feliz año nuevo para todos. Que el año que comience nos de respuestas y felicidad.
Guille

Les moyens de transport à Dijon


Buenas a todos, ¿Cómo están? ¿Cómo siguen las cosas en Argentina (o donde sea que estén que estén leyendo estas líneas)?
En esta entrada les voy a comentar un poco la situación de Dijon en lo que concierne el transporte. Puede que piensen que es una entrada sin demasiado sentido, pero como es tan diferente de Buenos Aires u otra ciudad que conozca, creo que al final de la entrada van a pensar que es interesante. Y sino… bueno, lo siento mucho por haberles hecho perder los 5 minutos que se tomaron para leer estas líneas.
Se que ya escribí un poco sobre todo lo que ando en bicicleta… y quizás no sea la última vez que lo haga. Es algo muy importante en mi vida en Dijon: voy a la universidad todos los días, hago las compras, voy a las fiestas o reuniones que se organisen, todo en bicicleta.
La ciudad de Dijon no es muy grande. Tiene un centro, y tiene lo que podría llamarse las afueras. Todo eso se llama “Grand Dijon”. Y luego, pegado a la ciudad, hay como otras pequeñas ciudades, que a mi modo de ver también son Dijon. Yo vivo (o vivía, ya que en este momento en el que escribo estas líneas, ya no estoy más en ese lugar) en el Norte de la ciudad, en el límite de una de estas pequeñas ciudades aledañas llamada St. Apollinaire.
En mis últimos días hice un tour de bicicleta con una amiga alemana por toda la ciudad y nos fuimos desde el Norte en donde yo vivo, hasta el Sur donde hay un parque muy grande para irnos despues al Nor-oeste, donde esta el lago Kir. Todo eso en un día. Como para que vean que las distancias no son las mismas que en otros países.


Dijon es tan pequeño que solo hay buses. La red de bus, no hay que menospreciarla sin embargo, es muy completa, y muy buena. Los buses son geniales y de muy buena calidad. Son un poco lentos, por decirlo de alguna manera. Cumplen con su horario, no lo niego, pero van tan lento algunas veces. No se compara con los colectivos en Argentina que van tan rápido a veces que hasta se olvidan de parar cuando hay gente en las paradas.
Uno puede pagar tarjetas de abonos y puede viajar todo el tiempo que uno quiera. Entonces uno se sube por donde quiera (los buses tienen tres o más puertas generalmente) y listo. Sino, hay que comprar un ticket de una hora, que cuesta un euro. Es de una hora desde el momento en que uno lo valida. Ahí el tiempo empieza a correr. Y uno puede bajarse y subirse las veces que quiera en las líneas que quiera, por una hora.
Los controladores se suben muy seguido a ver si todos tienen su ticket al día. La multa en caso contrario es de 50 euros. La gente no los quiere mucho a los controladores. En una parada leí escrito “prefiero el desempleo a ser controlador”. Es por eso que uno tiene mucha libertad, de poder subirse por donde quiera cuando quiera y demás, pero mejor tener el ticket al día. Pensé una vez en subirme sin pagar. Pero realmente si me agarraban eran 50 euros. Hay que viajar 50 veces sin que a uno lo agarren para que valga la pena. Por lo que nunca lo hice, siempre compré mi boleto. De cualquier manera, viajar en bus no fue algo que hice muchas veces.
Finalmente, un detalle que me llamó la atención, todos los buses tienen cámaras que filman a la gente. Es así que una vez en una parada se subió alguien de la empresa y bajó a un borracho que se había quedado dormido en un asiento vaya a saber uno desde hacía cuantas horas. Y otra vez que nos subimos con 40 estudiantes porque ibamos a una fiesta, dos paradas más adelante se subieron 3 hombres de la empresa con cara de malos y muy serios y le sacaron las botellas que tenían a los estudiantes.
En fin, espero que este breve pantallazo les haya enseñado algo de como se vive por estos lares. A mi me parece todo muy interesante.
Les mando un saludo grande, les agradezco por leer el blog y nos mantenemos en contacto.
À plus,
Guille

Los deportes: ping pong, tennis y badmington


Hola a todos, ¿Cómo están?
En esta entrada que quizás sea breve o no, quiero explicarles mis actividades deportivas y las de la universidad en general para no parecer tan egocéntrico (MIS actividades…).
En la universidad hay un centro de deporte que se llama SUAPS, no me pregunten qué significa la sigla porque no lo sé. Aunque ahora que lo pienso, podría informarme un poco.
Probé las clases de Badmington pero pese a que hay mucho lugar para jugar, como se trata de un deporte unisex, hay muchísima gente y casi no hay lugar. Además cae en un día muy malo a un horario que es peor: viernes de 19:00 a 20:30. Luego casi que no puedo hacer nada porque quedo muy cansado. Me dijeron que el Badmington junto con el Hockey sobre hielo son los dos deportes que más calorías consumen.  No que me interese demasiado realmente, nunca hice deporte simplemente por el hecho de quemar calorías, sino porque quiero o porque me divierta. Solo fue un comentario al pasar, en fin…
Por supuesto que encontré clases de tennis, que son muy buenas. Son los sábados y bien temprano encima. Pero bueno, por el tennis hago el esfuerzo y me levanto temprano. Dos sesiones de una hora y media y a veces nos podemos quedar jugando un poco más, hasta ahora estoy jugando un promedio de 3 y 3 horas y media. Más la bicicleta para ir y volver, que deben ser unos 8 kilómetros, estoy haciendo mucho deporte.
También hay “clases” de ping pong. Digo “clases” porque simplemente es ir a jugar y nada más. El profesor que está ahí nunca nos dice nada. Pero bueno, son dos horas intensas de deporte. Además el lugar donde jugamos se encuentra al lado de donde juego tennis, porque lo que también voy y vuelvo en bicicleta.
Y finalmente voy a agregar el tema de andar en bicicleta, aunque suene repetitivo. Voy a todos lados en bicicleta. Dijon es una ciudad muy pequeña. Para ir a la Universidad voy y vengo generalmente en bicicleta, que serán unos 20 minutos. El Bus acá cuesta 1 euro, lo cual puede parecer caro, pero no lo es. En otras ciudades el precio es mucho más alto.
A Badmignton fui solo una vez y no fui más. Muy cansador hacer deporte todos los días, y además hay que estudiar y trabajar… y por supuesto salir un poco los viernes a la noche. Y ping pong y tennis fui bastante regular hasta el fin de año, donde lamentablemente los examenes, presentaciones y demás responsabilidades me dejaban ya de por sí bastante cansado. Además con la nieve y demás, hacer el recorrido en bicicleta era muy difícil. No imposible, pero ya me dejaba agotado de por sí, y con el frío, jamás me dieron ganas de hacer otro deporte que tomarme un café caliente.
En fin, eso es todo por esta entrada, les agradezco como siempre que lean el blog (aunque no escriba muy seguido) y nos estamos viendo,
Saludos!!!
Guille
pd: si se preguntan el porqué de la foto. Hasta ahora siempre he puesto fotos de Francia. Bueno... ella es France... Cécile de France :P.... una actriz francesa que ya vi en tres películas... y muy linda además :) , voilà pourquoi....

La Universidad, el Master, las clases en francés y más todavía…


Y finalmente empecé con el master.
Es verdad, esta entrada empecé a escribirla como hace un mes más o menos, como poco, porque ya estamos a enero … hace por lo menos, diría, unos 2 o 3 meses… pero al menos lo estoy terminando de escribir, que es lo que cuenta… no es cierto? De cualquier manera, quería dedicar una entrada para explicarles de que va el master, las materias y ese tipo de cosas. Ya que el master es la razón por la que estoy acá.
Primero que todo, es muy lindo volver a ser estudiante. O sea, jamás dejé de estudiar… porque ni bien terminé la facultad me fui a Alemania, y al volver (además de empezar con la tesis) seguí con mis cursos de alemán e inglés y empecé (en ese año 2007) con mis cursos de francés. Tampoco dejé de dar exámenes porque rendí en los sucesivos años exámenes internacionales de dichos idiomas. Por supuesto, un examen de idioma no es lo mismo que uno sobre alguna materia concreta. Pero nunca perdí l’habitude. (Ahora finalmente puedo utilizar expresiones en francés que siempre quedan bien en un texto, me pone contento :D, ya que en alemán, no solo no queda bien (para el resto, quiero decir, a mí me encanta), y además nadie entendería si dijese que “nunca perdí la Gewohnheit”).
En el master tengo muchas materias, y están distribuídas por toda la semana en diferentes horarios, con lo cual estoy casi al 100% ocupado con las clases. Tengo cursos de alemán e inglés, por cada idioma tengo un curso de traducción, de expresión oral y expresión escrita. El tema de la traducción es que no es inglés- español y el alemán no es alemán-español, sino que es inglés-francés y alemán-francés. Con lo cuál durante las clases de traducción, mis esfuerzos mentales son bastante elevados.
Luego tengo cursos de contabilidad, marketing, informática, comercio internacional entre otras. Además tengo una materia práctica con una empresa de la ciudad de Dijon, que me tocó hacerla con una empresa de reprogramación de motores, que se llama, creativamente, Dijon Auto Racing, que tiene un sitio web, que pueden visitar.
Además, me inscribí a un curso suplementario de francés en un instituto anexo a la universidad que se llama CIEF, donde me situaron en el nivel más elevado, y se quedaron cortos… lamentablemente, el nivel de la gente es muy bajo, pero el profesor hace la clase interesante y divertida, con lo que no me molesta, y además son más cursos en francés,… está muy bien.
Además de eso, hago deporte (que lo describiré mejor en otra entrada) como actividad extra, tennis y ping pong. Aquí los deportes son todos gratuitos cuando uno es estudiante… pero como dije, hablaré de eso más adelante.
Además estoy dando cursos de español, como también hice en Alemania, aunque esta vez por mi cuenta. En Passau, estaba trabajando para un organismo de la universidad, aquí simplemente como profesor independiente. También hablaré de esto más adelante, pero quiero darles un pantallazo de las actividades que tomé para ocupar cada minuto de mi tiempo, y aprovechar al máximo.
Tomé además una materia extra que se llama Infographie, en la cual el profesor nos enseña a utilizar todas las herramientas de photoshop. Gracias a ese programa pude desarrollar un panfleto para la empresa Dijon Auto Racing que nombré unos párrafos más arriba, como parte de la misión, y también las fotos deformadas que ya vieron seguramente en mi facebook. Es un programa mágico realmente… uno puede hacer lo que quiere si tiene el conocimiento.
Gracias a todas esas actividades, estuve ocupado de lunes a sabado casi a tiempo completo. Dejando el domingo como día para descanzar, y ordenar un poco los demás días en definitiva.
Bueno, estoy poniendome al día con las entradas, espero que les haya entretenido… cualquier duda, consulta, intriga, pregunta, o tema disparados, por favor, háganmelo saber. J
Muchos saludos a todos, nos mantenemos en contacto, y gracias por leer el blog. :D
Guille

Disculpa por atraso


Primero escribí el título sin pensarlo bien, y luego al releerlo me reí y me dije que lo iba a dejar así. Así es, no pude escribir mi blog tanto como quise porque tuve un atraso. :D No un atraso como ustedes creen, no estoy embarazado, solo atrasado mentalmente. En fin, me estoy yendo de tema.
Con esta nueva entrada lo que intento hacer es re-inaugurar el blog, ya que lo dejé de lado por bastante tiempo. Algunos no me preguntaron nada, pero otros sí, y vi que se han sumado nuevos adherentes al grupo de facebook, y me imagino que se preguntaran “¿Es que es acaso este chabón no escribe nada?”.
Al final, me pasó exactamente lo mismo que en Alemania, aunque por razones diferentes. En Alemania me la pasé de joda en joda (fiesta en fiesta) y con todas mis amigas alemanas con las cuales al final no me daban ganas de sentarme en el escritorio y ponerme a escribir lo que había hecho durante el día. Despues de algunos años, re-leeo esas líneas y un poco de lástima me da el no haber escrito nada sobre mis vivencias en primera persona. Pero bueno, me quedan mis memorias, que como saben bien son muchas ya que cada diez minutos algo sobre Alemania tengo que decir, y las fotos, que son maravillosas.
En Dijon, es verdad que he salido mucho de fiestas, reuniones y demas actividades sociales, pero este último tiempo lo que me estuvo tapando fueron las responsabilidades para con el máster. Lo explicaré mejor en otra entrada que ya empecé a escribir sobre los exámenes y demás presentaciones que he estado haciendo.
Pero bueno, ese era el objetivo de esta entrada, simplemente pedirles disculpas por esta pequeña/larga ausencia (según como se la mire) y finalmente dar comienzo a una serie de nuevas entradas que ya tengo planificadas para masomenos mostrarles como han sido mis últimos meses en Dijon.
Como siempre, muchas gracias por leer el blog, dejen todos los comentarios que quieran, y nos mantenemos en contacto.
Los dejo esta vez, con una frase en francés, que me gusta mucho, de “Le petit Prince” (alias, el principito), para que como decía mi profesor de francés “vous pouvez allez dormir moins cons” o en castellano, pueden irse a dormir siendo menos tontos:
Tu n‘es encore pour moi qu’un petit garçon tout semblable à cent mille petits garçons. Et je n’ai pas besoin de toi. Et tu n’as pas besoin de moi non plus. Je ne suis pour toi qu’un renard semblable à cent mille renards. Mais si tu m’apprivoises, nous aurons besoin l’un de l’autre. Tu seras pour moi unique au monde. Je serai pour toi unique au monde…
¡Saludos!

Guille

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger